EL COMERCIO, FUENTE DE DINAMISMO Y PROGRESO

EL COMERÇ, FONT DE DINAMISME I PROGRÉS

Los comerciantes somos miembros de la comunidad y por tanto tenemos un papel activo en la promoción del civismo y la convivencia.


El horario de apertura

Los días y el horario de apertura del establecimiento deben respetar la normativa actual:

Los establecimientos comerciales dedicados esencialmente a la venta al público de mercaderías tienen un horario general de apertura al público de 72 horas semanales, entre las 7.00 h y las 22.00 h, de lunes a sábado, con la obligación de cerrar domingos y festivos no específicamente autorizados.

Los establecimientos dedicados esencialmente a la prestación de servicios (peluquerías, centros de estética, lavanderías o locutorios) tienen un horario de apertura libre.

Todos los establecimientos comerciales deben exhibir el horario adoptado, de manera que sea visible para el público desde el exterior del establecimiento.


Las hojas de reclamación

También deben disponer de hojas de reclamación (fulls de reclamacions). Son unos impresos oficiales que se presentan en tres ejemplares para que los consumidores puedan hacer su reclamación en el mismo establecimiento, ante un mal servicio. De las tres hojas de las que consta el impreso, el original es para la Oficina Municipal de Información al Consumidor, OMIC (Oficina Municipal d'Informació al Consumidor, OMIC) o para la Delegación Territorial de Industria, Comercio y Turismo de la Generalitat de Cataluña, que evaluará el caso. La copia rosa es para el establecimiento y la copia verde, para el interesado. Los establecimientos están obligados a exhibir al público un cartel donde se anuncie la disponibilidad de las hojas de reclamación y de entregarlos a los clientes que lo soliciten.


Las ventas especiales

Los comerciantes debemos respetar los períodos de rebajas (rebaixes), las ventas de saldos (saldos), las liquidaciones (liquidacions) y las promociones (promocions).

Durante los períodos de rebajas hay que tener en cuenta algunos consejos para evitar conflictos y malentendidos. Hay que tener en cuenta los aspectos siguientes:

  • Los productos deben llevar siempre el precio rebajado junto al precio antiguo. También se puede indicar el tanto por ciento (%) de descuento.

  • Los productos deben tener la misma calidad y garantía que antes de las rebajas, no pueden estar defectuosos ni ser saldos. El consumidor debe exigir la factura, ya que es la garantía (garantia) para cualquier cambio.

  • Hay que preguntar al establecimiento la cuestión referente a los cambios y devoluciones. Si el producto está defectuoso, el establecimiento tiene la obligación de cambiarlo o devolvernos el dinero.

  • Cuando el cliente quiere hacer una devolución, algunos establecimientos entregan un vale de compra (val de compra) en lugar de devolver el dinero. Es perfectamente lícito y el cliente podrá cambiar el vale por otro producto. Ahora bien, debe informarse de cuántos días dispone para hacer el cambio. En época de rebajas, los establecimientos pueden no aceptar vales.

Cuando se trate de objetos defectuosos es obligatorio que nos los cambien. Si el producto está en garantía y su reparación no es satisfactoria y el producto no se puede utilizar para el uso previsto, el establecimiento está obligado a devolver el dinero.

  • Si un establecimiento admite habitualmente tarjetas de crédito, también debe hacerlo en época de rebajas.

En caso de conflicto, lo primero que debe hacerse es buscar una solución dialogada con el establecimiento. Si esto no es posible, podemos pedir las hojas de reclamación y pedir asesoramiento al OMIC.


La rotulación de los comercios

Hay que colocar los rótulos de los comercios de acuerdo con la normativa vigente (art. 32 de la Ley 1/1998, de 7 de enero, de política lingüística). En Cataluña la señalización y los carteles de información general de carácter fijo de los establecimientos abiertos al público deben ser redactados, como mínimo, en catalán.

En el Consorcio para la Normalización Lingüística nos pueden asesorar y ayudar a rotular nuestro establecimiento en catalán.
www.cpnl.cat


El comercio y el medio ambiente

Los comerciantes debemos colaborar en el mantenimiento y en el cuidado de los espacios públicos que utilizamos; por ejemplo, es recomendable limpiar la parte de la vía pública de delante de nuestro establecimiento.

También es importante cumplir la normativa sobre tratamiento de residuos (embalajes, desperdicios etc.) y utilizar los contenedores de recogida selectiva, procurando que los residuos no invadan la vía pública.

Los comercios también deben respectar la normativa de seguridad e higiene (salida de humos, extintores...), con el fin de evitar riesgos de accidentes y de salud pública.


Las asociaciones de comerciantes

Es importante que los comerciantes nos pongamos en contacto con la comunidad de vecinos para informarnos de nuestros derechos y obligaciones, así como de las normas de régimen interno. Asimismo, es recomendable participar en la asociación de comerciantes (associació de comerciants) del barrio o la población.


Para más información:
http://www.confecom.cat/immigracio/